Ángeles, Hadas y Brujas

MAGIA - DESEOS - PROTECCIÓN Y CUIDADO - EVOLUCIÓN

Ángeles, Hadas, Diablillos y Brujas son seres mágico  que forman parte de leyendas y mitos y nos aportan cuidado, protección, encauzan sendas y reparten beneficios.

Todos ellos son criaturas que deambulan entre nuestro mundo y otras realidades, posiblemente paralelas a la nuestra y desconocidas...

MAGIA - DESEOS - PROTECCIÓN Y CUIDADO - EVOLUCIÓN

Ángeles, Hadas, Diablillos y Brujas son seres mágico  que forman parte de leyendas y mitos y nos aportan cuidado, protección, encauzan sendas y reparten beneficios.

Todos ellos son criaturas que deambulan entre nuestro mundo y otras realidades, posiblemente paralelas a la nuestra y desconocidas por nosotros y que alcanzan nuestro universo a través de puertas que se abren en ciertas ocasiones mágicas. Son seres con capacidades y aptitudes diferentes a las nuestras, que nos toman bajo su cuidado y protección y nos transmiten su magia.

Su entrada en nuestra vida nos invita a ampliar nuestro propio horizonte, a derrumbar barreras y a permitirnos nuevas posibilidades. Nuestro mundo se ensancha desde el encuentro con ellos y agradecemos su guía  hacia espacios donde lo mágico y lo intangible se hace presente y nos permite realizar cualquier sueño, alcanzar cualquier meta. 

 

Leer más

Subcategorías

  • Diablillos

    Simpático personaje inquieto y revoltoso

     

  • Hadas Fylgiar Ninfas

    Las Hadas Fylgiar son espíritus juguetones y libres de la mitología nórdica. El Hada sirve a su protegido y le aporta relámpagos mágicos a su vida humana, la espolvorea de milagros, de sorpresas, de suerte y ayuda a descubrir lo desconocido .

  • Llamador Angeles

    LLAMADOR DE ÁNGELES

    Cuidado y protección. Bienestar

    Los llamadores de los ángeles son unas esferas redondas, normalmente de plata, que cuando se mueven producen un sonido armonioso. Según la tradición al agitarlo o simplemente con el movimiento este dulce sonido nos comunica con nuestro Ángel de la Guarda que nos protege y aporta bienestar.

  • Brujas de la Suerte

    Brujas de la Suerte.

    Las Brujas representan el conocimiento secreto que permite modificar el curso de las cosas, la capacidad de influir sobre ellas y dominar la naturaleza. Su poder se refleja en la imagen conocida de la bruja capaz de subir a las alturas utilizando un sencillo instrumento, su escoba. En ese vuelo, se plasma su gran poder para superar las limitaciones a las que estamos sometidos, de remodelar el entorno y hacer que lo negativo transmute en positivo, de propiciar que la mala suerte se esfume y aparezca la buena suerte.

    Pero el símbolo nos invita también a reflexionar: la buena suerte puede atraerse, pero para hacerlo debemos confiar en nuestro poder, considerarnos hábiles para  hacer que las cosas viren a nuestro favor, capaces de tomar las riendas del azar y modelarlo. 

    La Bruja nos da poder para confiar en nosotros, nos reta a tomar su ejemplo y  perderle el miedo a las alturas, nos invita a que nos permitamos volar. 

    La Bruja nos riega con su magia para que seamos capaces de afrontar ese reto, y entendamos que estamos profundamente atados a ella desde nuestra naturaleza. Todos somos brujos de nuestra propia vida. 

  • Angeles

    ANGELES

    Cuidado, Protección, Capacidad de Amar, Bondad, Crecimiento Espiritual

    El Ángel aparece en múltiples religiones como criatura celestial al servicio de su Dios. Además, el Ángel de la Guarda es aquel que vela por nosotros, apartándonos de lo negativo y alejándonos de peligros, manifestándose así como un ser celestial esencialmente bondadoso  que reparte sus dones sea velando por su Dios, sea velando  por las criaturas que están bajo su cuidado.

    Y es precisamente esa bondad  de los Ángeles lo que constituye su esencia, son seres nítidos y claros que han alcanzado una profunda pureza espiritual  que les ha permitido elevarse y compartir espacio con los dioses, desde donde  guían  a los hombres para que aprendan a  manejar sus contradicciones y desarrollan su propia capacidad de amar.

    El  Ángel también simboliza nuestra propia bondad, nuestra capacidad de atender y de cuidar a los otros, de compartir. Esa bondad profunda que anida en nuestro interior y que a veces sentimos algo perdida u olvidada,  ocupados sobre todo en cuidarnos de nosotros mismos.

    Dejar abierta la puerta a nuestros Ángeles para que compartan espacio con nosotros, permitirles alojarse en nuestro interior, atender su voz, es una aventura que nos incita a evolucionar, a crecer de manera positiva, sintiéndonos protegidos, cuidados, amados y capaces también de repartir amor.

     

Productos